Archive for the ‘ medios ’ Category

El papel de la red

Leo, gracias a un re-twitt de @aasuero, un artículo de Ramón Lobo, titulado “Periodismo, papel, Internet y Eskup“.

En él, además de (en su parte final) hablar de la red social promocionada por el diario El País, también habla del periodismo, diciendo que no cree en el Periodismo ciudadano, porque no cree en el Ciudadano-Periodista del mismo modo que no cree en el Ciudadano-dentista.

Con todo, pienso que la orientación del artículo, aunque tenga su interés, peca de un cierto exclusivismo profesional.

Yo, que aún sigo buscando un futuro profesional estable en la informática, con todo, pienso que hay una cosa, cada vez, más clara: nos guste o no, cualquier negocio basado, principalmente, en la información (sea en su elaboración, gestión, remezcla, resumen,etc.) se va a topar con que el suelo bajo sus pies siempre se va a estar moviendo, y que, le guste más o menos, que su trabajo se va a democratizar.

¿Qué significa? Pues que los modelos de negocio de la información tienen (y tendrán) una alta volatilidad y, sobre todo, que no tienen -ni deberían tener nunca- limitaciones mayores que lo que estemos dispuestos a hacer con ella, con la -tal vez- única salvedad de los datos personales, puesto que estes, ya entran en contacto directo con las personas a las que referencian.

Por todo ello, podemos hablar de intrusismo en nuestras profesiones, podemos decir -cuando es verdad-, que no hay como una persona formada en una profesión, para realizarla. Con todo, decir que el periodismo ciudadano es algo en lo que no hay que creer, es como decir que una persona de formación media no es capaz de escribir un buen artículo, lo que, sencillamente, pienso que es un error.

Y si la profesión periodística es, según el propio Ramón Lobo:

Los periodistas damos noticias, contamos historias y desvelamos lo que alguien desea ocultar en beneficio propio o de un grupo. Los periodistas somos, en el mejor de los casos, unos tocahuevos profesionales, piedras en el zapato, gente preguntona y molesta que no persigue la palmada ni el halago del poder sea cual sea su forma y talante.

Entonces, esa profesión está viviendo una de sus mayores revoluciones, y uno de sus mejores momentos, puesto que, si se aprovechan las sinergias del periodismo ciudadano (pues todos conocemos alguna historia, todos tenemos algo que contar), todos saldremos beneficiados.

Los periodistas de carrera, porque tendrán aún más fuentes -e, incluso, más fiables- de documentación; y, porque, además de su ejercicio profesional, tendrán mucho más público al que dar cursos (una vía de crecimiento personal e intercambio de opinión, así como de financiación de alta calidad).

Los demás humanos (no sólo ciudadanos), porque se abrirán ante nosotros, muchos más foros en los que intercambiar opiniones, cotejar informaciones, y, en suma, elaborar el conocimiento, de una forma mucho más abierta, colaborativa, y -con gran seguridad- mejor.

Por todo ello, me gustaría que, ya desde esta entrada, se fomentara un debate abierto sobre los caminos del papel, o, mejor dicho, el papel de la red, y de las personas que se encuentran por este medio, en los medios informativos del futuro. Eso sí, teniendo en cuenta que, por mucho que se quiera, porque una información esté en la red, nunca va a ser de 2ª división, y que, si se quiere -y se sabe cómo-, va a poder ser tanto o mucho más cotejada, que cualquier información “en papel”.

Por último, decir que, con todo, el papel no está muerto, a mi ver. Tiene mucha vida, pero hay que saber dársela. Seguramente, en los próximos años veremos como los medios en papel adelgazan, pero, aún así, se convierten en el vehículo ideal para servir de “enlace” de las personas con el mundo de la información que vive, crece y evoluciona en Internet.

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Televisión: Divas 1.0 vs. Musas 2.0 (Parte I)

En los medios de comunicación, internet supone, muchas veces, más que una nueva vía. Realmente, de alguna forma, ha cambiado el paradigma de comunicación unidireccional a una comunicación multidireccional.

Incluso en medios abanderados de la comunicación “más bien” unidireccional, hay algunos ejemplos de apertura al contenido de los receptores, que aúnan la presentación de unos contenidos con la retroalimentación por parte de los receptores de esos contenidos.

Todo esto viene al cambio que parece haber en ciertas actitudes en los medios que se vehiculan, principalmente, por la red.

Una de las actitudes que ha cambiado de los medios tradicionales y los de internet es las consecuencias comunes de la popularidad de un programa o persona “visible” de un programa.

Si los medios “tradicionales” (o 1.0, como se suelen llamar a veces), son más bien unidireccionales, con lo cual son un grupo de personas las que, efectivamente, llevan el peso y el mérito del programa, en los programas de televisión por la red, resulta que algunas, o incluso muchas, de las ideas del programa vienen directamente de sus seguidores.

Pero existe algo más: la cercanía. Si muchas veces, hemos dicho que la radio, máximo en ciertos programas es más próxima que la televisión (donde generalmente, sólo se llama a las personas -o las personas llaman- para la participación en concursos; mientras en la radio, a veces tiene un trasfondo de escucha), también la televisión 2.0 es más cercana que la televisión convencional.

Y esto se da porque, como pasará un poco más tibiamente en la TDT, la Red es un medio muy segmentado, y, evidentemente, un medio que no sea cercano, raramente llegará a tener una cierta cantidad de seguidores fijos, o, al menos, habituales.

De ahí que, a veces, personas bastante tímidas se vean delante de una cámara de una tv 2.0, donde raramente lo harían delante de la cámara de una televisión convencional. ¿Por qué? porque, en este medio, prima, probablemente, la cercanía y la identificación de alguna manera con el interlocutor (el que sea “una persona como tú y como yo”) frente a la sofisticación o una imagen determinada, como ha sido muchas veces en la parrilla catódica convencional.

Por otra parte, también el desparpajo tiene su cabida en las televisiones 2.0, así como el humor.

Mitos de la televisión

Comprendo que, para quien lea habitualmente las líneas de eólica, esta entrada le parecerá curiosa, pero la verdad, es que, si he visto desde pequeño dos programas yo en la televisión (al principio, en blanco y negro, desde los 10 años en color) -sí, tardó en llegar la tele en color a mi casa-, esos eran el telediario y “El tiempo”.

Y es este último espacio (o miniespacio, según se mire), uno de los que la gente vé muchas veces más manido, pero que casi todo el mundo (salvo algún friki que lo ve por internet, entre los que me incluyo) ve generalmente en la televisión.

Yo, con todo, en esto soy mixto, lo miro por internet, pero, muchas veces, prefiero verlo en la tele.

Y hoy, llegó uno de esos momentos, en los que recuerdas con nostalgia los momentos de un programa porque Jose Antonio Maldonado, sí, aquel licenciado en física nacido en Sevilla en 1944, que estuvo hasta 1986 en en Instituto Nacional de Meterología (hoy AEMET -Agencia Estatal de Meteorología-), y que luego, desde entonces hasta justamente hoy, ha estado en TVE, en programas, en general meteorológicos, aunque haya hecho algún pequeño escarceo con la escena de la mano del siempre cómico como sorprendente “Telepasión” en las Nochebuenas de TVE. De ahí, que este hombre cuente, incluso, con su propio registro en la Internet Movie DataBase (IMdB):

http://www.imdb.com/name/nm2424290/

Realmente, y tras estos más de 20 años en TVE, realmente, se va a echar de menos a un hombre que, desde uno de los espacios, al tiempo, más humilde y más visto de la televisión en el Estado, de todos los tiempos, ha sabido (al modesto entender de un servidor), explicar como nadie el futuro cercano meteorológico.

Desde Eolica, querría enviarle un cordial saludo, y enviarle la más cordial enhorabuena por su buen hacer en Meterología desde hace casi 40 años, y, sobre todo, por su genial labor en TVE desde 1986.

Forza4
* Créditos de la imagen: Imagen proveniente de rtve.es. Si hubiese algún problema, por favor, dejen un comentario.

-ismos (que no istmos)

Siempre me he preguntado porqué en este mundo, hasta en la religión, siempre se han emperrado de que seamos de una facción, de un grupo determinado que se supone que piensa alguna cosa de la que todos dicen estar enterados, pero, que al preguntarles, te responden lo que les convenga en cada momento poniendo tono de “te voy a contar una verdad universal que me ha revelado (nombre de la deidad o icono social favorito)” .

Y es que en esto de los ismos siempre ha habido de todo, pero, intentando evitar la incomodidad que produce a veces el categorizar ciertas cosas de forma banal, intentaré poner sobre la mesa algunas características comunes de estas entidades que, por veces, dicen que cobran vida.

De una parte, casi todos los ismos incluyen una cierta aura de exclusividad, de separación y reserva frente a otras tendencias que divergen en sus opiniones. Algunos, incluso, llegan a intentar eregirse como guardianes de la virtud o, lo que se intuye aún más inquietante, de la verdad.

De otra parte, todos los -ismos tienen un origen (o al menos así lo pienso yo) basado en algún desequilibrio que lleva a la gente a plantearse cuestiones profundas. Lo que sucede es que, tantas veces, grupos de presión y de poder interactúan con la gente con objetivos varios, aunque, demasiado comunmente, estos se suelan distar mucho de aquellos que podrían conseguir trabajar por la felicidad de las personas incluídas en ese -ismo concreto.

Sin embargo, el culmen (y casi germen) de todos ellos parece ser lo que algunas personas han dado en denominar (opino que con cierta ironía) “guerra de sexos”.

Hoy he comprobado que los ismos siguen instalados en nuestra sociedad:

Leyendo un blog de 20 minutos, me doy cuenta de como mucha gente parece limitarse a repetir el supuesto sentir general respecto a los ismos más manidos. Y si hay uno recurrente este es el de las diferencias de sexos.
Sin embargo, cuando el ismo entra en terreno aún más pantanoso, es cuando, desde una visión del mundo muy concreta alguien se pone a categorizar lo que le rodea desde un punto de vista, un tanto partidario, y evitando ponerse en la situación de otra u otras personas.

Todo esto que os cuento, sale de la lectura de un artículo de un blog de 20minutos llamado “verdades y mentiras de una treintañera” titulado “¿Por qué no tienes novio?“.

Este blog, producido supuestamente, por una chica llamada “Carlota” que debe rondar los 30 años, pretende categorizar a los hombres, y habla de un “panorama desalentador”. Y que queréis que os diga, la comprendo:

A una persona que se ha criado en la idea de que existen príncipes de color azul ( o princesas vestidas de tul) , y luego le intentan vender una (o varias) bebidas de color azul (o quien sabe si morado) como si fuera algo tan novedoso (¿no habíamos quedado en que los príncipes eran azules?), y que estos señores teñidos de color cielo les traerían una inmensa felicidad, toparse con la realidad de que este mundo es imperfecto, no debe ser demasiado agradable.

Y es que reconozcámoslo: nos crian con ideas atractivas, de logros y gestas, para luego encontrarnos que todos pasamos por la vida trampeando nuestros logros y miserias (sea un@ ric@ o pobre, esté en el poder o en la comunidad de la gente corriente, viva en donde viva), siendo esta, realmente, nuestra mayor gesta.

Así que, aunque diste de poder ser un consejo, opino que, tal vez, si nos dedicásemos más a comprender a los demás (siendo nosotr@s también comprendid@s), otro gallo cantaría a esta humanidad.

Y, por cierto, Carlota, una sugerencia, si tu tío te vuelve a preguntar, aquí tienes una posible respuesta: “Porque nadie se ha ganado el serlo aún”(…y que evite dárselas de listo diciendo que eres demasiado exigente 😉 ).